Al mal tiempo, buena cara

Solmanía Vallés y Lleida